Voluntariado

Han pasado casi cuatro años desde que asumimos el compromiso de ayudar a los más desfavorecidos en Venezuela. Ancianos y niños que viven de la caridad en regiones donde la ayuda humanitaria prácticamente no llega son los destinatarios de las cajas que enviamos. 


Dada la dureza de la crisis humanitaria que vive el país y la urgencia de mantener los envíos decidimos hacer público este proyecto en las RRSS. Gracias a estas campañas más de 300 personas reciben 90 kilos o más de medicinas, ropa, pañales de adulto periódicamente.

Virginia Medina

Cuando llegó a España proveniente de Venezuela contó lo que allí se padecía. Su relato hablada de experiencias, no de telediarios. Para cualquier persona en Europa sería muy difícil imaginar esa realidad.

Desde la primera caja enviada ha sido un soporte económico importante para que se llevaran a cabo estas ayudas.

Sigue comprometida con la recogida de insumos por medio de sus amigos y con la venta de tickets para los  sorteos que financian los envíos en barco.

Alexandra Medina

La única manera de lograr alejar la tristeza por lo que pasaba en Venezuela aquel otoño del 2017 fue ponerse manos a la obra. Si uno de los problemas más acuciantes era la falta de medicinas, la solución era buscarlas y mandarlas. Por redes sociales se hicieron convocatorias para llenar una caja y enviarla en avión.

Años después ya son muchas cajas y por el peso se envían ahora en barco.

Aracelis Sosa

Es una motivadora de nacimiento. Sensible a las necesidades de los mayores siempre se ha preocupado por llenar cajas enteras de medicinas, ropa y pañales para enviar a las residencias que apadrinamos. Nunca hay bolsas que ella no pueda arrastrar. Su apoyo incondicional  es un soporte valioso para el equipo.

Viviana Macellaro

Siempre compaginando la vida laboral con apoyo a obras sociales. Su experiencia en organización permite que la recaudación de fondos mediante pequeños sorteos sean estructuradas, fáciles de gestionar y transparentes.

Siempre está conectando a su entorno  para estimular la recolección de ayuda humanitaria. Ropa, artículos de aseo personal, medicinas y tapones de corcho.

Loli

Es una gran persona cargada de empatía e ilusión. Se emociona sólo al pensar que en el otro lado del mundo muchas personas mejorarán su vida al recibir las medicinas, pañales, ropa y zapato que ella arduamente recoge mes a mes en su entorno de  amigos y familiares.

En tres meses fue capaz de completar  200 kilos aprox de ayuda humanitaria que ya está en Venezuela y 600 tapones de corcho.

María

Vive en Bélgica y desde las redes sociales pudimos conectar para apoyar los envíos. Nos une una misión: el amor a Dios, a la Virgen y a las personas vulnerables en Venezuela.